TÉ BLANCO




Existen historias que parecen referir al té blanco como el preferido de la realeza China. Viene de delicadas yemas de la hoja antes de abrir. Es un té levemente oxidado y su sabor es muy suave.
La cantidad aconsejada es de unos 3gr por cada 200ml de agua (una cucharadita de postre). Añade una dosis más si lo haces en tetera.
Calienta el agua a 60º, no debe llegar a hervir. Lo ideal es echar el agua caliente en la tetera o taza con el correspondiente infusor con el té.
El tiempo de infusión recomendado es de entre 1 y 2 minutos.
Puedes añadir miel, stevia, azúcar (mejor integral) a la infusión, aunque siempre es mejor consumirla en su estado más natural. No es el más apropiado para consumir con leche, limón, bebidas vegetales o zumos.
Ideal para disfrutarlo todo el día ya que es el té con menor cantidad de teína.