REIKI




El reiki, que en japonés significa ‘energía universal’, consiste en canalizar a través de las manos una fuente de vibración hacia uno mismo o hacia otras personas.
Reconocida como terapia alternativa por la Organización Mundial de la Salud el reiki sostiene que cuando la energía se bloquea, por cualquier circunstancia, es cuando se producen los problemas. La imposición de las manos en la zona enquistada, donde la energía ha quedado taponada, sirve para disolver ese ‘nudo’ que impide que la energía fluya y así devolver el equilibrio al organismo.
Como todas las técnicas orientales, el reiki trata a la persona como a un todo. Es decir, no distingue entre cuerpo y espíritu. Hay una máxima de esta técnica que dice que “no hay cuerpos enfermos, hay almas enfermas”. Así, los maestros mantienen que las dolencias no se dan aisladas, sino como consecuencia del desequilibrio entre alma y cuerpo.
“Cuando nos sentimos mal, insatisfechos, enfermos físicamente o emocionalmente la terapia de reiki nos ayuda a reconocer nuestra esencia y lo que necesitamos modificar, que puede que no coincida con lo que nosotros queremos, para permanecer en un estado de salud”